Atención al cliente

Cómo dar a conocer una ONG

Ya tengamos una propia, participemos como miembros activos, voluntarios implicados o estemos empezando a montarla, quizá nos preguntemos una de las primeras cuestiones que tenemos que hacernos: «¿cómo damos a conocer nuestra ONG?»

Objetivos de la comunicación de la ONG

Bien pues para empezar habría que tener claros los objetivos que nos marcamos como organización sin ánimo de lucro. Y no estamos hablando aquí del fin o misión de la ONG, sino de los objetivos relacionados con el darnos a conocer, de «publicitarnos». Por lo que los objetivos pueden ser más darnos a conocer en sentido general, que se nos conozca por el nombre propio de la organización… lo que en marketing se llamaría estrategias más orientadas al branding o refuerzo de identidad de marca. O bien podemos fijarnos más en conseguir nuevos socios que puedan aportar capital, captar voluntarios que aporten su tiempo, ampliar la base social… que en marketing se llamaría estrategia de performance u orientadas a la conversión.

Estos objetivos serán los que den un mayor sentido a unas acciones u otras, además de cambiar el tono de todas ellas y lo que es más importante: cambiarán la llamada a la acción. Detrás de cada cosa que hagamos deberá haber una llamada a la acción, ya sea tener los datos del interesado, o que rellenen un formulario para inscribirse, o que participen en la siguiente actividad de la ONG…

Plan de comunicación de la ONG

Una vez fijados los objetivos pasaremos al plan de comunicación. Es decir la estrategia para llegar a esos objetivos. Este plan lo podemos dividir en las acciones online y las acciones offline:

plan-de-comunicacion-ong

Acciones online

  • Diseñar y construir nuestra web. Cada acción online pasará o terminará necesariamente por una web. Podemos delegar esta tarea, o hacerla nosotros mismos con gestores de contenido como wordpress.org sencillos pero totalmente escalables.
  • Contenidos de la web. Lo ponemos a parte porque esto sí que es una tarea que no conviene delegar, ya que somos nosotros lo que más dominamos el terreno y es bueno que creemos los contenidos. Serán fundamentales para el SEO, es decir para que nos encuentren a través de los buscadores. Generar contenidos semanales a ser posible, centrándonos en las palabras clave relacionadas con lo que nos dedicamos.
  • Redes sociales vivas. Nos servirán para llegar a mucha más gente. Eso sí, es fundamental que sea contenido fresco, y a ser posible diario. Pensemos además que debemos crear contenidos que la gente quiera compartir. ¿Y qué comparten? Principalmente temas curiosos y publicaciones informativas o reivindicativas con las que la gente quiera identificarse. Las mejores redes para trabajarlo serán Facebook y Twitter, aunque si nuestro contenido puede tener carga gráfica potente o el público al que nos dirigimos es joven, también Instagram.
  • Pedir en nuestra web los correos de las personas que les interese nuestra causa. E ir creando una base de datos, tan sólo para mantener una newsletter que aporte valor e información. Pero de fondo siempre aparecerá nuestra intención, el objetivo del que hablábamos antes.
  • Crear contenidos audiovisuales será algo muy potente que de seguro traerá buenos resultados. Trabajarnos un canal de Youtube aunque laborioso, podrá ser una muy buena opción. Si no tenemos tanto tiempo o medios, igual puede resultar muy buena opción empezar un podcast hablando de los temas que nos incumben, haciendo entrevistas, trayendo a gente a hablar, teniendo al tanto de la actualidad y noticias, etc.
  • Crowdfunding social o crowdsourcing para ONGs. Utilizar el pre-pago puntual o recurrente como validación de una idea de iniciativa es algo utilísimo para comprobar si hay suficiente gente que crea en el proyecto o no. Al final dar una palmada en la espalda, un comentario positivo o un like lo da cualquiera… pero cuando se trata de dar dinero, aunque sea muy poco, o realmente creen en el proyecto o no te lo dan. De esta forma plataformas como Gota a Gota, Teaming o GoFundMe nos ayudarán a no sólo recaudar fondos para nuestra causa, sino validar que hay suficiente gente que cree en él.

Acciones offline

  • Branding: todo los objetos que lleve nuestra marca. En primer lugar debemos tener cuidada nuestra imagen corporativa. Un buen nombre, logo y color corporativo, así como un brandbook o libro de estilos para dejar claro cómo usar nuestra marca en cada sitio. Y luego un básico es tener al menos papelería con el branding propio: tarjetas, sobres, membretes, bolígrafos, carpetas…
  • Crear eventos a nivel local. Pueden ser desde una mesa informativa con merchandising hasta un evento tipo convención pasando por acudir a alguna feria donde puedan encontrarse nuestros potenciales socios.
  • Participar en conferencias, charlas formativas o informativas de los asuntos que tocamos y dominamos. O en foros o experiencias tanto de voluntarios y gente de la ONG como de personas relacionadas con ella o que han recibido ayuda.
  • Crear alguna promoción atractiva para la captación de voluntarios o socios en algún tipo de evento o en dípticos o folletos que entreguemos a pie de calle.
  • Escribir a los medios de comunicación tradicionales: prensa, radio y televisión locales, una nota de prensa, en la que contemos la labor de nuestra organización y los temas en los que trabajamos.
  • Basarnos en historias humanas y trabajarlas con un cuidado «storytelling» es decir la experiencia de esa persona o personas que condensan el mensaje de nuestra ONG y los valores por los que nos movemos. Estas historias pueden ser online, pero también offline ya que podemos enviarles a estas personas a contar su experiencia a los medios o a ponencias o congresos donde creen un impacto entre los asistentes.

La mejor acción de todas

Todas estas son ideas para implementar en nuestro plan de comunicación, pero hay una más eficiente que cualquier otra acción: el boca a boca o boca-oreja.

Al final la mejor comunicación la harán aquellos que han participado o se han acercado a la ONG en algún momento. Estas personas son las que conocen la labor que desarrollamos, y son ellos los mejores prescriptores que tenemos.

Para esto existen varios mecanismos que facilitan que suceda. Y una de ellas podría ser el encargar pulseras de tela personalizadas para la ONG, con el logo y nombre, con los colores. Las personas que han colaborado o que participan activamente se identifican con los valores de la ONG, y es por ello que si les damos una pulsera nuestra la lleve incluso con orgullo porque le identifica como solidario y porque le etiqueta con esos valores. Y cuando alguien le pregunte de qué es esa pulsera, hablará de nosotros y de la labor que llevamos a cabo. De seguro que es la mejor publicidad que podemos hacer.

Conclusión

No hay por qué realizar todas las acciones, pero sí tener en cuenta el aspecto tanto online como el offline, y recordar que nuestros principales prescriptores serán los que ya han trabajado con nosotros o están implicados con las labores de la ONG.

Si queda cualquier duda al respecto puedes contactar con nuestro equipo y os resolverá dudas que hayan podido quedar, o a ayudaros con el diseño de las pulseras de tela para miembros o cooperantes, lo que de seguro será una de las acciones más efectivas.